Desde que abriera sus puertas allá por 1875, los almacenes Liberty de Londres (Great Marlboroug S.L., London W1B 5AH) han sido seña de identidad e icono del lujo y la exclusividad. Considerada por muchos como la mejor tienda y con más encanto de la capital británica, sin nada que envidiar a los famosos y lujosos Harrods, es visita obligada en la ciudad del Támesis.

Con un préstamo de 2.000 libras de su entonces futuro suegro, su fundador, Arthur Liberty, consiguió hacerse con la mitad de una tienda en el 218 de Regent Street, contando tan solo con tres empleados. La tienda abrió sus puertas en 1875 vendiendo tejidos, adornos y artículos de decoración del Lejano Oriente. Este sería el inicio para la puesta en marcha de unos almacenes que se acabarían convirtiendo en toda una institución en Londres.

Con el paso del tiempo, y a medida que el negocio iba creciendo, Arthur Liberty fue adquiriendo propiedades vecinas y Liberty fue adquiriendo la forma y magnitud con la que hoy día se conoce.

Corrían los años 20, los locales que albergaban los diferentes departamentos de Liberty necesitaban ser reformados. Fue entonces cuando surgió la idea de la construcción de un edificio en el que el negocio pudiera seguir funcionando de manera temporal hasta la finalización de las obras. Edwin T. Hall y su hijo Edwin S. Hall fueron los encargados del diseño del edificio, de estilo Tudor, construido a partir de la madera de dos buques y diseñado en torno a tres patios de luz. El majestuoso edificio, calificado en la actualidad con el grado 2 de protección de edificios singulares de Londres, pasaría a convertirse en la localización definitiva de Liberty.

Famoso por sus telas y tejidos, que le dieron notoriedad y fama desde sus inicios, se ha convertido en uno de los mejores grandes almacenes de Londres donde encontrar moda, cosmética, artículos de regalo; así como muebles, alfombras y artículos de decoración.

No dejes de visitar la magnifica exposicion de muebles y amplia gama de articulos de decoración y moda en este fastuoso edificio que desprende glamour, elegancia y encanto.